81

Claudia Zaragoza

Especialista: Coach deportivo y nutrición / 🇲🇽 CDMX

Redes Sociales
Instagram: clauzaragozam
Facebook: Health Coach Clau

Rompe tus límites Despiértate ya. Es hora de prender tu curiosidad y apagar tu apatía. Lo único que debes de hacer es dar el primer paso. Muévete, estírate y respira profundo. Que ya llegó la sacudida que tanto esperabas. Sientes todo, el como te efervesce la sangre, como fluye la adrenalina por tus extremidades, como sientes que tu corazón quiere explotar. Las mismas emociones son contradictorias, gratitud, miedo, esperanza, duda, paz, incertidumbre, claridad y confusión a la vez. Acuérdate que este es un juego entre tus inseguridades y miedos.

Este es el momento que decides hacerle caso a esa vocecita, que dice: Sabes que tú puedes hacerlo. Sabes que te lo mereces, estás hecho para esto. Tómalo, es tuyo. Este es el momento crucial rompes tus patrones nocivos. Cuando reconoces que el pasado no te controla. Cuando el dolor es simple y sencillamente gasolina para ti. Es el momento cuando no estás esperando que nada ni nadie saque lo mejor de ti, porque es incuestionable que esa es tu responsabilidad. Porque en este momento satisfaces todas tus necesidades, no te hace falta nada. Ahora es cuando ni titubeas la respuesta a la pregunta ¿Eres feliz? Sabes que atravesaste tus propios límites.

Claudia Zaragoza

Especialista: Coach deportivo y nutrición / 🇲🇽 CDMX

Redes Sociales
Instagram: clauzaragozam
Facebook: Health Coach Clau

Rompe tus límites Despiértate ya. Es hora de prender tu curiosidad y apagar tu apatía. Lo único que debes de hacer es dar el primer paso. Muévete, estírate y respira profundo. Que ya llegó la sacudida que tanto esperabas. Sientes todo, el como te efervesce la sangre, como fluye la adrenalina por tus extremidades, como sientes que tu corazón quiere explotar. Las mismas emociones son contradictorias, gratitud, miedo, esperanza, duda, paz, incertidumbre, claridad y confusión a la vez. Acuérdate que este es un juego entre tus inseguridades y miedos.

Este es el momento que decides hacerle caso a esa vocecita, que dice: Sabes que tú puedes hacerlo. Sabes que te lo mereces, estás hecho para esto. Tómalo, es tuyo. Este es el momento crucial rompes tus patrones nocivos. Cuando reconoces que el pasado no te controla. Cuando el dolor es simple y sencillamente gasolina para ti. Es el momento cuando no estás esperando que nada ni nadie saque lo mejor de ti, porque es incuestionable que esa es tu responsabilidad. Porque en este momento satisfaces todas tus necesidades, no te hace falta nada. Ahora es cuando ni titubeas la respuesta a la pregunta ¿Eres feliz? Sabes que atravesaste tus propios límites.